martes, 22 de enero de 2008

LA FUNCIÓN DE LA INSULINA EN EL METABOLISMO

La insulina es una hormona producida en el páncreas que regula la cantidad de azúcar en la sangre.
En las personas con enfermedad diabética el páncreas no produce la hormona Insulina o produce insulina en cantidad insuficiente, hasta puede ser insulina defectuosa.
Para comprender cómo nos perjudica, se necesita entender la manera de funcionamiento de la insulina en el cuerpo humano.

Cada una de las células de nuestro organismo son pequeñas máquinas. Como todas las máquinas, también necesitan combustible.
Los alimentos que se ingieren están hechos de hidratos de carbono, proteínas y grasas, nutrientes utilizados para producir energía para las células.
El principal combustible productor de energía biológica es la glucosa, un azúcar simple. La glucosa entra a las células por medio de receptores específicos. Estos son sitios en las células que dejan ingresar a la Insulina primero. Una vez en el interior de la célula, la glucosa puede ser usada como combustible. Sin la ayuda de la Insulina, no es posible para la glucosa pasar al espacio interior de las células.
Pensemos en la Insulina como si fuera el embudo que permite a la glucosa, que es azúcar, pasar a través de los receptores hasta la intimidad de las células.
El exceso de glucosa es guardado transformado como tejido graso o en el hígado almacenado como glucógeno.
Entre comidas, en ayunas, cuando el azúcar sanguíneo está bajo y las células necesitan combustible, el glucógeno del hígado es convertido en glucosa y liberado a la sangre.

En el páncreas se encuentran los Islotes de Langerhans y las Células Beta de los mismos se encargan de producir la hormona Insulina.
El páncreas está ubicado en el abdomen por detrás y hacia la izquierda del estómago. Está adherido al intestino delgado y al bazo. Dentro del páncreas hay pequeños grupos de células llamados Islotes de Langerhans, allí se ubican las células Beta.
Dentro de los islotes están las células Beta que producen la Insulina. En la gente que no padece de diabetes, la glucosa de la sangre (glucemia) estimula la producción de Insulina en las células Beta. Ellas "miden" los niveles de azúcar constantemente y entregan la cantidad exacta de Insulina para que la glucosa pueda ingresar a las células y ser aprovechada, manteniendo el azúcar en sangre en el rango normal de 60 a 120 mg .
Cuando hay poca o ninguna Insulina en el cuerpo o cuando la insulina no está funcionando correctamente, ocurre que la glucosa tiene dificultad para entrar a las células.
Cuando no hay suficiente Insulina, el exceso de glucosa no puede ser guardado en el hígado o el tejido muscular por su extrema abundancia por rápida acumulación.
La glucosa se acumula en la sangre. La concentración elevada de glucosa en la sangre es llamada "hiperglucemia".
A partir de esta condición alterada del organismo hay consecuencia a corto plazo y a la largo desarrollándose la enfermedad diabética.

4 comentarios:

manuel dijo...

Excelente explicación. Muy didáctica, me quedó clarisimo. Me interesa el tema debido a que hago mucho deporte y debo cuidar mi dieta, además me interesa comprender como funciona mi cuerpo.
Gracias

AMADA dijo...

excelente forma de explicarlo le entendi muy bien ahora guiandome a tu explicacion dare mi clase gracias y felicidades

Claudia dijo...

Claudia: una explicaciòn muy clara y didàctica, habìa visto muchas pero con esta me queda realmente claro. Felicitaciones

Israel Gerardo García Pérez dijo...

Ojala puedas agregar un comentario sobre la funcion de la insulina en la inhibicion-estimulo del hambre. Actualmente estoy con el tema de economia de la salud, determinantes economicos de obesidad y me interesa aclararme que sucede con el rol de la insulina en el balance energetico